Cúspide astrológica. Nacer entre dos signos zodiacales.

En astrología, hablar de cúspide es hacer referencia al período de tiempo en el que el Sol transita entre un signo del zodiaco y el siguiente.

El signo solar al que pertenecemos viene determinado por dónde se encuentra el Sol en el momento en que nacemos. Es posible que personas nacidas el mismo día, incluso a la misma hora, tengan distinto signo zodiacal, a pesar de una mínima diferencia temporal, en el momento del alumbramiento.

El Sol pasa unos de 30 días en cada signo pero el momento exacto en el que se produce el cambio de una casa astrológica a otra apenas dura unos pocos segundos.

La astrología moderna considera que la cúspide no solo debe abarcar el momento en el que el Sol cambia de signo, también los días anteriores y posteriores. Esto se debe a que el Sol no cambia de signo el mismo día todos los años gracias al movimiento irregular de traslación de la Tierra alrededor del Sol. Por este motivo se pueden observar algunas diferencias en las fechas que abarca cada signo y que vemos como referencia en libros y medios de comunicación.

Haber nacido en cúspide astrológica puede indicarnos una interesante información a la hora de interpretar nuestra carta astral, puesto que adoptamos características del signo adyacente, aunque nuestra naturaleza más básica sea la del signo en el que estaba situado el astro rey a la hora de nacer.

Deja un comentario